las Praderas de Secano.

25.11.2014 21:49

La Implantación de las Praderas de Mezclas de Tréboles y otras semillas.

En el campo extensivo siempre es un problema la cantidad de hierba disponible, tanto en cantidad como en calidad, para el aprovechamiento a diente por el ganado. Unas de las opciones que se pueden poner en práctica, además del suplemento con pienso, es la siembra de forrajes para su utilización directa a diente. Pues bien, dentro de estas siembras, una de las prácticas, desde mi punto de vista al menos, más importantes es la implantación de praderas perennes de secano.

Siendo el Andévalo Occidental por su composición de suelo, textura, estructura, profundidad, pH etc., lugar donde se cría bien el trébol, éste sólo, con otras especies de Trifolium, o en mezclas con algunas gramíneas, constituye, una pradera ideal, aprovechable por los tipos de ganado que pueblan esta zona: Bovino, ovino, caprino y también porcino, pues aporta una gran cantidad de proteínas a su dieta, ya que la bellota en ellas es deficitaria.

La implantación de una pradera de trébol es sumamente sencilla.

Labores preparatorias.-

Dependiendo del nivel de limpieza del suelo (me refiero a jaras y jaguarzos, Cistus Ladanifer y Cistus Mompeliensis, respectivamente y principalmente), las labores las podemos en:

  • Labor de barbecho o alzada, normalmente hecha en Enero, a poder ser, y dentro de lo que a cada explotación le interese, realizada con grada de discos para eliminar toda vegetación espontánea y posible maleza.
  • Labor de Bina, segundo pase de gradas realizado hacia el mes de Abril después de haber llovido algo, si es posible, para dejar el terreno lo más mullido posible y llano.
  • Labor de Rebina, tercer pase con gradas, más cerradas, es decir, con menor ángulo de incidencia de los discos, aprovechándose dicha labor para dejar enterrado el abonado de Fondo que habremos repartido previamente a esta labor. Su objetivo es dejar el terreno muy mullido para facilitar la nacencia de la futura pradera. Se hará unos días antes de la siembra a finales de Septiembre o primeros de Octubre según venga la otoñada, pues debe de sembrase la pradera antes de las primeras aguas, para que éstas cojan en la tierra ya a las semillas.

El Abonado.-

Para ser muy ortodoxos, decir que deberíamos realizar un análisis nuestro suelo, y con los resultados en la mano obrar de forma coherente según aquellos.

No obstante lo anterior, y siendo prácticamente conocidos los datos para la zona que hablamos en concreto, no hará falta recurrir al laboratorio para realizar el abonado.

Así pues, podemos hablar de 300-350 Kgs de Abonado Fosfórico del 18 o 20% de riqueza en P2O5, es decir unas 60/70 Unidades Fertilizantes por Hectárea (60/70 U.F./Ha). Y Cada año en el mes de Septiembre abonar con unos 150 Kg/Ha del mismo abono. Como abono a utilizar podemos nombrar el Superfosfato de cal de 18% en fincas convencionales, pues tiene reacción ácida, y si estamos en sistema ecológico cualquier tipo del mercado ecológico con muy parecidas características (Abono Biofertium (0-25-0)).

Estos abonos en general poseen también un porcentaje de cal en forma de CaO aproximadamente un 20% de ella, fundamental para elevar el pH que sabemos que es Ácido (4,5-6).

Al tratarse de una leguminosa, no hace falta usar nitrógeno en el abonado de fondo, si lo hacemos mejor que mejor, sobre todo en los primeros estadíos de la planta en que el RHIZOBIUM todavía no está consolidado en los nódulos de la raíz. Por Otro lado la pizarra del Andévalo es rica en potasio (potasa K2O), por lo que también omitimos el abonado potásico.

La Siembra.-

Esta se realizará a finales de Septiembre o principios de Octubre como hemos dicho, en dosis de unos veinte kgs/Ha. El reparto de la misma se puede hacer con abonadora centrífuga convencional de un solo cuerpo repartidor mezclada con abono para su mejor distribución en el suelo, ya que las semilla es muy pequeña y va a muy baja dosis de siembra. Su tapado se realizará de forma que la semilla quede entre 0 y 1 cm de profundidad para garantizar una buena nacencia. Se pueden usar desde taramas de ramas hasta rulos para este fin.

De todas formas las casas distribuidoras ofrecen las instrucciones precisas para su siembra. En este sentido decir que por esta zona FERTIPRADO es la comercializadora más introducida de estos tipos de semilla.

Por último expondré algunas fotos y comentarios de una pradera de este tipo que he sembrado este año. La mezcla utilizada tiene el nombre comercial de EXTENSIVO ESP 500, de la casa FERTIPRADO.

Se comercializa en la zona a través de OVIPOR S.C.A.

La mezcla de Extensivo ESP 500 contiene:

Trifolium michelianum, Trifolium vesiculosum, Trifolium Incarnatum, Trifolium resupinatum, Trifolium Subterraneum, Ornithopus sativus.

También a modo de prueba mezclé algo de triticale y avena.

Cabe destacar los distintos estados en que se encuentra la pradera, aunque se sembró el mismo día, debido a las lluvias que fueron muy escasas en contra de la previsión del tiempo. Por otro lado existen distintos trozos de terreno de diferentes características aún siendo la parcela pequeña.